Proyecto Sofá por San Albert

Recuerdo una época de mi vida en que todo era azul: mi príncipe era azul, las paredes eran azules, el sofá era azul…

Éste último era muy masculino, de la época dorada de Albert cuando tenía tiempo para hacer de Casanova. Ahora ya no hace de, simplemente es.

El hecho es que el sofá en cuestión contaba con una estructura en perfecto estado pero los cojines y la tela estaban muy desgastados.imgp4366

Teniendo en cuenta que si hacía intervenir a una empresa de tapicería me iba a costar más el collar que el perro, decidí aventurarme a coserlo yo misma, aun sabiendo que si salía mal habría malgastado unos metros de tela carísimos.

Así que compré la tela y la guata para rellenar, desbaraté los cojines, copié los patrones y los monté.

Y fue así cómo finalmente mi vida dejó de ser blue.

P1050423

¡Feliz día, Albert!

 

Anuncis
%d bloggers like this: