La Tabla de Flandes, de Arturo Pérez-Reverte

la-tabla-de-flandes

“Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza

 de polvo y tiempo y sueño y agonía?”
(Jorge Luis Borges)

¿Quién mató al caballero? 

Con esta premisa, Pérez-Reverte nos induce a una ingeniosa trama policíaca.

La partida de Ajedrez”, un óleo que Pieter Van Huys pintara cinco siglos atrás es el punto de partida de la historia.

Una lectura misteriosa resuelta por un extraño trío (la joven restauradora, un ingenioso anticuario homosexual y un excéntrico jugador de ajedrez) plena de metáforas sobre este juego que me resultaron apasionantes.

16877

Recuerdo un capítulo donde el autor describe al mínimo detalle cómo Julia, la protagonista, restaura la pintura.

Tanta abundancia en detalles podría llegar a aburrir o a dar la sensación de relleno literario.

Pero ¡no!, todo lo contrario. Pérez-Reverte es capaz de enganchar al lector y hacerle disfrutar durante un capítulo entero entre disolventes, pinturas, pinceles y estrategias de ajedrez.

La lógica, la filosofía, la literatura, la pintura, las matemáticas, el ajedrez, la muerte… La vida.

Un clásico.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: