“El reto de ser padres”, Josep Knobel Freud

El viernes pasado asistí a una de sus conferencias, Sr Knobel Freud.

Lo hice a ciegas. Ni me había leído su libro ni lo conocía a usted.

Había curioseado su página web y le había confiado una duda en la pestaña que habitualmente utiliza para responder consultas. Tuve la grata sorpresa de haber recibido notícias suyas no a continuación de mi pregunta, como suele usted hacer publicando su respuesta en la web, sino via mail. Un trato que encontré grato y muy personalizado pese a que su contestación fue tan general que no decía nada en concreto. La antesala de lo que sería su discurso en la conferencia.

Pero había visto el tríptico informativo en la sala de espera de nuestro pediatra de confianza y el cartel publicitario a las puertas de la escuela de mis hijos. Todo esto sumado a la curiosidad que despierta el apellido que usted no esconde y del que tanto se jacta, me animó a asistir a escucharle.

He de confesarle, antes de que continúe leyendo, que me sorprendió la cantidad de estupideces que usted pudo vomitar en tan poco tiempo.

Lo suyo es ignorancia con mayúsculas. Apología al maltrato infantil.

Ahora resulta que no sólo se considera psicoanalista sino que es además ginecólogo, pediatra, matrona, neurólogo, sociólogo, educador social y tantas más especialidades cuyas temáticas no tuvo miedo a tocar cual profesional más cualificado.

“Límites y más límites”, repitió incansablemente. ¿Qué sería de la humanidad si no le pusiéramos límites a los niños?

No, Sr Knobel Freud, ni mis hijos ni los hijos de todos los que estábamos escuchándole son unos malcriados de nacimiento.

Usted mejor que nadie debería saber que los niños merecen ser tratados de la misma manera en que todos queremos ser tratados: con amabilidad y comprensión, dignidad y respeto.

A mi entender, la única clase de disciplina que realmente merece la pena es aquella que algún día permita a mis hijos hacer y comportarse correctamente, aun cuando nadie les esté mirando.

No, Sr Knobel Freud, ninguno de nuestros hijos será un delincuente por no haber llevado a cabo sus cuartelarias recomendaciones. Ninguno de ellos será o no homosexual por haber disfrutado de una lactancia prolongada. Ninguno necesitará tratamiento psicológico por ducharse con sus padres, o por dormir con ellos siempre o puntualmente. Muy a su pesar, ni uno solo necesitará hacer terapia con usted porque no les dimos una bofetada a tiempo.

Usted defiende el hogar disciplinado, en el que los niños no tienen derechos y critica el hogar desmoralizado, en el que los niños tienen todos los derechos.

En cambio, en ningún momento fue capaz de afirmar que puede existir, debe existir y de hecho existe el hogar APROPIADO, en que los niños y adultos tienen los mismos derechos. Sepa usted que los niños son muy prudentes y no tardan en aceptar las reglas sociales.

He de decirle también que como consultor de lactancia no tiene ningún futuro:

“El pecho se da a demanda de la madre, es decir, cada tres horas o a intervalos de tiempo que ella decida”

apostilló usted sin escrúpulos.

Señor Knobel Freud, tal y como recomienda la OMS, el pecho se da a demanda. A demanda quiere decir a demanda. Y a demanda es a demanda. ¿Qué parte de “a demanda” no entiende?

Finalmente he de hacerle saber que hay un aspecto en que estamos totalmente de acuerdo: yo no soy amiga de mis hijos, soy su madre. Mis hijos no esperan amistad de sus progenitores, sino contención y apoyo, que les cubra ciertas necesidades, que les muestre el camino y que los deje avanzar con sus propios pies… Y si esto es lo que necesitan, sus recomendaciones estorban.

No, Sr Knobel Freud, su afable acento sudamericano y su tono jocoso no hacían ninguna gracia. Es usted digno de una buena chirigota en el Gran Teatro Falla.

Como usted bien dijo al comienzo de su discurso, “los niños no nacen con un manual de instrucciones”.

No son robots. Ni ellos ni nosotros. Por suerte.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: