Los ojos amarillos de los cocodrilos, de Katherine Pancol

Lo acabé.

Quinientas noventa y cinco interminables páginas con una historia curiosa.

Es una novela fácil de leer, pero a la que le cuesta llegar a la acción, haciéndose tediosa en algunos momentos.

Sin embargo, sus personajes bien definidos y dinámicos, las tramas de la protagonista y de todos los que la envuelven, las fabulosas descripciones de París y el tono de optimismo que difunde, me ayudaron a acabar la lectura, disfrutándola.

El argumento gira principalmente sobre los grandes desafíos de la mujer actual: su sitio en la sociedad, las relaciones con el marido, con la madre, con la hermana, con las hijas que atraviesan una adolescencia difícil…

Los ojos amarillos de los cocodrilos esconde un sinfín de reivindicaciones feministas, críticas al materialismo, a la ambición económica desmesurada y a la facilidad con la que se manipulan a los medios de comunicación.

Los personajes femeninos son fuertes, y salen victoriosos en todas sus acciones. En cambio, los masculinos  no corren la misma suerte o se dibujan manipulados por mujeres ¿Novela rosa, ficción? Feminismo abrumador.

A menudo, la autora mezcla en el mismo párrafo la primera persona narrativa con la tercera, siendo el mismo personaje el que habla. Esto me resultaba en muchas ocasiones incómodo. No acabo de entender la razón o el objetivo de la técnica.

He de decir que la traducción es deplorable. No sé en castellano, pero en la quinta edición catalana, hay faltas de ortografía por doquier y en muchos momentos el texto no es fluido, copia estructuras del francés que no acaban de sonar bien.

La protagonista está escribiendo un libro ambientado en el siglo XII, que el lector lee de manera sincronizada con el que tiene entre las manos. Es interesante este juego literario de la novela dentro de la novela pero, ¿era realmente necesario haber de leer decenas y decenas de páginas al respecto? A veces, tanto medievo, castillos, doncellas, trovadores y todo el misticismo que caracteriza a la época me hacían perder el hilo de la historia principal e incluso a dudar de si tanta clase de História con mayúscula no venía a ser un alarde de la escritora.

Sea como fuere, cada día buscaba mi ratito para engancharme a su lectura y  saber más sobre la vida de Joséphine.

Porque por suerte, conozco alguna que otra Joséphine.

Personas sencillas, humildes, llanas, inteligentes, para quienes el reconocimiento social no es el motor de la vida.

Porque en la era del facebook, aún se pueden tener amigos que llegan a casa sin avisar para dar o recibir sin esperar nada a cambio.

Más información:

  • Título: Los ojos amarillos de los cocodrilos
  • Autor: Katherine Pancol
  • Editor: La Esfera
  • ISBN: 9788497349239

Katherine Pancol nació en el año 1954 en Casablanca (Marruecos) cuanto todavía el país norteafricano era territorio francés, y siendo aún una niña se traslado junto a su familia a París. Cursó estudios literarios y se doctoró en letras modernas. Trabajó como profesora de latín y francés antes de iniciar su carrera profesional como periodista colaborando en revistas como Paris Match o Cosmopolitan. Su primera novela, “Moi D’abord” (1979) tuvo un éxito de ventas considerable en Francia y Pancol se trasladó a Nueva York, donde pasó una década formándose en diversos talleres de escritura creativa en la Columbia University. En esta época escribió tres novelas más, “La Barbare” (1981), “Scarlett, si possible” (1985) y “Les hommes cruels ne courant pas les rues” (1990). Sin duda, la novela con más éxito de Katherine Pancol es, hasta el momento, ésta que hoy se reseña aquí “Los ojos amarillos de los cocodrilos”.

Advertisements

3 Respostes

  1. Marta,
    M’encanta llegir-te i tornar-te a llegir.
    Tu sí, que gaudeixen de la vida!
    I el millor és que ho fas arribar a totes les persones que tenim la gràcia d’estar al teu costat. Gràcies.
    T’estimo
    Albert

    • Tot gràcies a tu!
      T’estimo,
      Marta

      • Al costat teu i al costat dels nens per fi visc una autèntica vida filosòfica.
        Aquesta tarda el filòsof Michel Onfray deia a la freqüència modulada unes quantes coses interessants i justes com aquestes:
        « Nous naissons tous philosophes et seul quelques uns le demeurent. »
        « L’enfant a un rapport au monde philosophique. »
        « L’école invite à renoncer au questionnement de l’enfant! »
        La reflexió està servida… Visca!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: