Kiko dibuja y pinta

Otro divertido cuento de la colección de Kiko.

En toda familia con niños pequeños, los garabatos en las paredes están a la orden del día. Y quien dice en las paredes, dice en los armarios, las puertas, la nevera…

En casa, ellos habían dejado su firma precisamente en aquella pared en primer plano, la que no puedes ocultar en caso de tener invitados, aquella que se ve con solo entreabrir la puerta. Entre cubismo y surrealismo, nada tenía que envidiar a la obra de Miró.

Hasta que leímos este libro.

Kiko encuentra unos lápices y no sabe dónde pintar. Descubre una pared enorme y decide recrearse en ella. Hasta que aparece su padre, que amablemente le informa de la acción incorrecta y al mismo tiempo le ofrece un papel para que pinte mientras él limpia los garabatos. Finalmente los dibujos de Kiko son expuestos en las paredes de su habitación y admirados por sus progenitores.

En el cuento no hay gritos, ni enfados, ni malas caras… tampoco sabemos si Kiko pintaba con ceras o con rotuladores permanentes!

¿Cuántos de nosotros nos armamos de paciencia, cubo, agua, jabón y trapo en mano y estregamos hasta dejar la pared como los chorros del oro?

En todo caso, hasta entonces, mis intentos por que cambiasen la pared por el papel habían sido en vano.

Pero el sentimiento de empatía con un niño llamado Kiko fue suficiente.

– Me gustan mucho tus dibujos, Kiko, pero no se pinta en la pared, se pinta en el papel – decía el padre.

Sentido común. Respeto. Educación.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: